ESTE LIBRO ME ENCANTO Y LO RECOMIENDO

ARGUMENTO
Stefan Salvatore, el nuevo alumno de Fell’s
Church, arrastra con él un misterioso pasado y
también a alguien que sólo desea venganza, su
hermano Damon: su odio excede las barreras del
tiempo… Ahora tratan de reproducir un mortífero
triángulo amoroso que tiene en su centro a Elena, la
chica más popular del instituto.

Capítulo 1
4 de septiembre
Querido diario:
Algo horrible va a suceder hoy.
No sé por qué escribí eso. Es de locos. No hay ningún motivo para que me sienta inquieta y
todos para que sea feliz, pero...
Pero aquí estoy a las 5.30 de la mañana, despierta y asustada. No hago más que decirme
que simplemente sucede que estoy hecha un lío debido a la diferencia horaria entre Francia y
aquí. Pero eso no explica por qué me siento tan asustada. Tan perdida.
Anteayer, mientras tía Judith, Margaret y yo volvíamos del aeropuerto en coche, tuve una
sensación muy extraña. Cuando giramos en nuestra calle, pensé de repente: «Mamá y papá
nos están esperando en casa. Apuesto a que estarán en el porche delantero o en la sala de estar
mirando por la ventana. Deben de haberme echado mucho de menos».
Lo sé. Es de locos.
Pero incluso cuando vi la casa y el porche delantero vacío seguí sintiendo lo mismo. Subí
corriendo los escalones y llamé con la aldaba. Y cuando tía Judith abrió con la llave me
precipité adentro y simplemente me quedé en el vestíbulo escuchando, esperado oír a mamá
bajar por la escalera o a papá llamando desde el estudio.
Justo entonces, tía Judith soltó ruidosamente una maleta en el suelo detrás de mí, lanzó un
enorme suspiro y dijo: «Estamos en casa». Margaret rió. Y me invadió la sensación más
horrible que he tenido jamás. Nunca me he sentido tan total y completamente perdida.
Casa. Estoy en casa. ¿Por qué suena eso como una mentira?
Nací aquí, en Fell's Church. Siempre he vivido en esta casa, siempre. Esta es mi misma
vieja habitación, con la leve marca de quemadura en las tablas del suelo donde Caroline y yo
intentamos esconder cigarrillos en quinto grado y estuvimos a punto de asfixiarnos. Puedo

mirar por la ventana y ver el enorme membrillo al que Matt y los chicos treparon para colarse
en la fiesta de pijamas de mi cumpleaños hace dos años. Ésta es mi cama, mi silla, mi tocador.
Pero en estos momentos todo me parece extraño, como si yo no perteneciera aquí. Soy yo la
que está fuera de lugar. Y lo peor es que siento que hay algún lugar al que pertenezco, sólo que
no logro encontrarlo.
Ayer estaba demasiado cansada para ir a Orientación. Meredith recogió mi programa por
mí, pero yo no tuve ganas de hablar con ella por teléfono. Tía Judith dijo a todos los que
llamaban que tenía jet lag y dormía, pero me observó durante la cena con una curiosa
expresión en el rostro.
Tengo que ver a la pandilla hoy, no obstante. Se supone que debemos encontrarnos en el
aparcamiento antes del instituto. ¿Estoy asustada por eso? ¿Les tengo miedo?
Elena Gilbert dejó de escribir. Contempló fijamente la última línea que había
escrito y luego meneó la cabeza, con la pluma cerniéndose sobre el pequeño libro con
tapa de terciopelo azul. Luego, con un gesto repentino, alzó la cabeza, y arrojó pluma
y libro a la gran ventana mirador, donde rebotaron inofensivamente y aterrizaron
sobre el tapizado asiento interior que había al pie de la ventana.
Todo era tan totalmente ridículo...
¿Desde cuándo ella, Elena Gilbert, había tenido miedo de reunirse con gente?
¿Desde cuándo la había asustado nada? Se puso en pie y, llena de enfado, introdujo
los brazos en un quimono de seda roja. Ni siquiera echó una ojeada al trabajado
espejo Victoriano sobre el tocador de madera de cerezo; sabía lo que vería. Elena
Gilbert, rubia, esbelta y fantástica, la que marcaba tendencias, la alumna de último
curso de secundaría, la chica que todos los chicos deseaban y que todas las chicas
querían ser. La chica que justo en aquellos momentos mostraba una cara de pocos
amigos y tenía los labios apretados.
«Un baño caliente y un poco de café y me tranquilizaré», pensó. El ritual matutino
de darse un baño y vestirse resultó relajante y se lo tomó con parsimonia, revisando
los nuevos conjuntos traídos de París. Finalmente eligió una combinación de un top
rojo y unos shorts blancos de lino que le daban un aspecto muy atractivo. «Bastante
apetitosa», pensó, y el espejo mostró una muchacha con una sonrisa inescrutable. Sus
anteriores temores se habían desvanecido, olvidados.
—¿Elena? ¿Dónde estás? ¡Llegarás tarde al instituto! —La voz ascendió débilmente
desde abajo.
Elena volvió a pasar el cepillo por su melena sedosa y la sujetó atrás con una cinta
de un rojo intenso. Luego cogió su mochila y descendió la escalera.
En la cocina, Margaret, de cuatro años, comía cereales sentada a la mesa, y tía
Judith cocinaba algo en los fogones. Tía Judith era la clase de mujer que siempre
parecía vagamente aturallada; tenía un rostro delgado y afable y un cabello claro y
lacio echado hacia atrás descuidadamente. Elena le dio un beso en la mejilla.
—¡Buenos días a todo el mundo! Lamento no tener tiempo para desayunar.
—Pero, Elena, no puedes salir así sin comer. Necesitas tus proteínas...
—Comeré una rosquilla antes del instituto —respondió ella con vivacidad.
Depositó un beso en la rubia cabeza de Margaret y dio la vuelta para marcharse.
—Pero, Elena...
—Y probablemente iré a casa de Bonnie o Meredith después de clase, de modo
que no me esperéis para cenar. ¡Adiós!
—Elena...
Elena estaba ya en la puerta principal. La cerró tras ella, cortando las distantes
protestas de tía Judith, y salió al porche delantero.
Y se detuvo.
Todas las malas sensaciones de la mañana volvieron a abalanzarse sobre ella. La
ansiedad, el miedo. Y la certeza de que algo terrible estaba a punto de ocurrir.
La calle Maple estaba desierta. Las altas casas victorianas parecían extrañas y
silenciosas, como si todas estuvieran vacías por dentro, como las casas de un plató
abandonado. Parecían vacías de gente, pero llenas de extrañas cosas vigilantes.
Eso era: algo la vigilaba. El cielo sobre su cabeza no era azul, sino lechoso y opaco,
como un cuenco gigante vuelto boca abajo. El aire era sofocante, y Elena tuvo la
seguridad de que había ojos observándola.
Vio algo oscuro en las ramas del viejo membrillo que había frente a la casa.
Era un cuervo, tan inmóvil como las hojas teñidas de amarillo de su alrededor. Y
era la cosa que la observaba.
Intentó decirse que era ridículo, pero en cierto modo lo sabía. Era el cuervo más
grande que había visto nunca, gordo y brillante, con arcos iris centelleando en sus
plumas negras. Podía ver cada detalle con claridad: las ávidas garras oscuras, el
afilado pico, el individual y centelleante ojo negro.
Estaba tan quieto que podría haber sido un modelo en cera de un ave colocado
allí. Pero mientras lo contemplaba fijamente, Elena se sintió enrojecer poco a poco, el
calor ascendiendo en oleadas por la garganta y las mejillas. Porque... la miraba a ella.
La miraba del modo con que los chicos la miraban cuando llevaba un bañador o una
blusa muy fina. Como si la desvistiera con los ojos.
Antes de darse cuenta de lo que hacía, ya había soltado la mochila y cogido una
piedra de la entrada.
—¡Fuera de aquí! —dijo, y oyó la temblorosa cólera de su propia voz—. ¡Vamos!
¡Vete! —Con la última palabra, arrojó la piedra.
Hubo una explosión de hojas, pero el cuervo remontó el vuelo indemne. Las alas
eran enormes y hacían tanto ruido como toda una bandada de cuervos. Elena se
acuclilló, repentinamente presa del pánico, cuando el ave aleteó justo por encima de
su cabeza, alborotando sus cabellos rubios con el viento producido por las alas.
Pero volvió a alzarse abruptamente y describió un círculo, una silueta negra
recortada en el cielo blanco como el papel. Luego, con un graznido ronco, giró y se
marchó en dirección al bosque.
Elena se irguió despacio, luego miró en derredor, cohibida. No podía creer lo que
acababa de hacer. Pero ahora que el pájaro se había ido, el cielo volvía a parecer
normal. Un leve viento agitó las hojas, y Elena aspiró profundamente. Calle abajo,
una puerta se abrió y varios niños salieron en tropel, riendo.
Elena les sonrió y volvió a tomar aire, sintiendo que una sensación de alivio la
inundaba igual que la luz solar. ¿Cómo podía haber sido tan estúpida? Era un día
hermoso, que prometía mucho, y nada malo iba a suceder.
Nada malo iba a suceder; excepto que llegaría tarde al instituto. Toda la pandilla
la estaría aguardando en el aparcamiento.
Siempre podía contarles a todos que se había detenido para arrojarle piedras a un
mirón, se dijo, y casi soltó una risita divertida. Eso sí les daría algo en que pensar.
Sin siquiera una mirada atrás al membrillo, empezó a andar tan de prisa como
pudo calle abajo.
El cuervo se abrió paso violentamente por entre la parte superior de un roble
enorme, y la cabeza de Stefan se alzó de golpe de un modo reflejo. Cuando vio que
no era más que un pájaro, se relajó.
Sus ojos descendieron hasta la blanca figura flácida en sus manos, y notó que el
rostro se le crispaba con pesar. No había querido matarlo. Habría cazado algo mayor
que un conejo de haber sabido lo hambriento que estaba. Pero, claro, eso era justo lo
que lo asustaba: no saber nunca lo fuerte que sería el hambre, o qué tendría que hacer
para satisfacerla. Tenía suerte de haber matado sólo a un conejo en esa ocasión.
Se puso en pie bajo los viejos robles, con la luz del sol filtrándose hasta sus
cabellos rizados. En téjanos y con una camiseta, Stefan Salvatore tenía todo el aspecto
de un alumno normal y corriente de secundaria.
No lo era.
Se había internado en lo más profundo del bosque, donde nadie podría verlo, para
alimentarse, y en aquellos momentos se pasaba la lengua a conciencia por encías y
labios, para asegurarse de que no había ninguna mancha en ellos. No quería correr
riesgos. Ya iba a ser bastante difícil llevar a cabo aquella mascarada.
Por un momento se preguntó, una vez más, si no debería dejarlo correr. Quizá
debería regresar a Italia, de vuelta a su escondite. ¿Qué le hacía pensar que podía
reincorporarse al mundo de la luz diurna?
Pero estaba cansado de vivir en sombras. Estaba cansado de la oscuridad y de las
cosas que vivían en ella. Sobre todo, estaba cansado de estar solo.
No estaba seguro de por qué había escogido Fell's Church, en Virginia. Era una
ciudad joven, según su criterio; los edificios más antiguos los habían levantado hacía
sólo un siglo y medio. Pero recuerdos y fantasmas de la guerra de Secesión todavía
vivían allí, tan reales como los supermercados y los locales de comida rápida.
Stefan apreciaba el respeto por el pasado y pensaba que podría llegar a gustarle la
gente de Fell's Church. Y a lo mejor —sólo a lo mejor— podría encontrar un lugar
entre ella.
Jamás le aceptarían por completo, desde luego. Una amarga sonrisa curvó sus
labios ante la idea. Sabía bien que no podía esperar eso. Jamás habría un lugar al que
pudiera pertenecer por completo, donde pudiera ser realmente él.
A menos que eligiera pertenecer a las sombras...
Desechó la idea violentamente. Había renunciado a la oscuridad; había dejado
atrás las sombras. Estaba borrando todos aquellos largos años y empezando otra vez,
hoy.
Advirtió que todavía sostenía el conejo. Con suavidad, lo depositó sobre el lecho
de hojas secas de roble. A lo lejos, demasiado lejos para que el oído humano lo
captara, reconoció los sonidos de un zorro.
«Apresúrate, camarada cazador —pensó entristecido—. Te espera el desayuno.»
Al echarse la chaqueta sobre los hombros, reparó en el cuervo que lo había
perturbado antes. Seguía posado en el roble y parecía observarle. Había algo que
resultaba impropio en él.
Empezó a lanzar un pensamiento de sondeo en su dirección, para examinar al ave,
y se detuvo. «Recuerda tu promesa —pensó—. No usarás los Poderes a menos que
sea absolutamente necesario. No a menos que no haya otra posibilidad.»
Moviéndose casi en silencio por entre las hojas y las ramitas secas, se encaminó
hacia el linde del bosque. Su coche estaba aparcado allí. Miró hacia atrás una vez y
vio que el cuervo había abandonado las ramas y saltado sobre el conejo.
Había algo siniestro en el modo en que extendía las alas sobre el cuerpo blanco y
flácido, algo siniestro y triunfal. A Stefan se le hizo un nudo en la garganta y estuvo a
punto de volver atrás para ahuyentar al pájaro. Con todo, tenía tanto derecho a
comer como el zorro, se dijo.
Tanto derecho como él mismo.
Si volvía a tropezarse con el ave, echaría una mirada en su mente, decidió. Por el
momento, apartó los ojos de él y corrió a través del bosque, con expresión decidida.
No quería llegar tarde al instituto de secundaria Robert E. Lee.

1 gritos nocturnos:

Hola, me encanta el diseño de tu blog, mil gracias por pasar por el mio y dejar tu comentario, ya mismo empiezo a seguir tu blog.
Casualmente de los libros que se puden catalogar como "Juveniles" la saga cazadores de sombras son mis favoritos.

Besos

Enlazame/afiliame


Cazadores de Sombras

TRUE BLOOD

Photobucket

Acheron

Acheron

premios

Amigos

El mejor Foro!!

Cazadores de Sombras

Loading...

Etiquetas

Blog Archivo

Mas Web amigas!!

Create your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com! e-span"City of urban fantasy >

Banner created with MyBannerMaker.com 'Create
'Create
Make your own banner at MyBannerMaker.com! Create your own banner at mybannermaker.com!
Powered by BannerFans.com Photobucket
Alianza Oscura
Image and video hosting by TinyPic
/9647/97159272.png "/>
"
ion.cre Powered by BannerFans.com



Donde Create your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com! Repositorio Create your own banner at mybannermaker.com!



Create your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com! Photobucket Create your own banner at mybannermaker.com!
Make your own banner at MyBannerMaker.com!
Image and video hosting by TinyPic
La saga Crepúsculo.